Lun24092018

Back Blog Columnistas Aus Dem Himmel Día 6: Al inicio del mes de orgullo, una retrospectiva a la historia del colectivo gay en Guatemala (parte I)
02 Jun 2012

Día 6: Al inicio del mes de orgullo, una retrospectiva a la historia del colectivo gay en Guatemala (parte I)

Hoy es 1 de junio, está comenzando el mes de orgullo gay. Alrededor de las 5 de la mañana me levanté y casi por instinto comencé a leer las noticias del Facebook en mi blackberry (si hubiera hablado de Facebook o de blackberry hace 10 años nadie me habría entendido). Lo primero que me sorprendió fue ver un afiche publicado de la marcha que se llevará a cabo el 30 de junio, porque ya con anterioridad había visto publicidad de la caminata del 23. Todavía algo confundido escribí que por favor me aclararan cuál de las 2 fechas sería la correcta. Por la tarde, me reuní con unos amigos que hacía tiempo no veía y me confirmaron que habría 2 eventos distintos.

No sé cuál sea la causa por la que en un país tan pequeño como el nuestro habrá 2 manifestaciones cuyo objetivo es celebrar nuestra diversidad, lo cierto del caso es que el mensaje que se está enviando fuera del colectivo gay es claro: hay división. No pretendo con esta declaración crear más división, sino más bien llamar a la reflexión a quienes organizan estos eventos. Seamos congruentes con nuestro discurso y tratemos de hacer las cosas en unidad. Alguien comentó que en otro lugares, cómo la ciudad de México había también 2 desfiles. Sin embargo, la comparación no me pareció acertada ya que poblacionalmente en el Distrito Federal vive casi el doble de personas que vivimos en todo nuestro país. Al final de cuentas, lo que sí hay que aplaudir es el  hecho de que haya varias personas y movimientos que estén interesados en visibilizar al colectivo gay de Guatemala. De hecho, este tipo de iniciativas lleva gestándose casi 20 años. Allá por inicios de la década de los 90´s existió un proyecto llamado Kaslem, cuya razón principal era trabajar prevención en VIH en hombres que tienen sexo con hombres. Aunque eso parece muy común hoy, hay que tomar en cuenta que estaban finalizando los años 80´s, en Estados Unidos era todavía una enfermedad tabú el SIDA, recién en Guatemala estaba terminando el primer gobierno democrático después de la dictadura militar, y no se había estrenado ni siquiera la película Filadelphia. No existían los teléfonos celulares (al menos para la mayoría de personas) ni se conocía el término “internet” en casi toda la población. Ese es quizá uno de los primeros antecedentes de organizaciones de la diversidad sexual. Luego en 1993 aproximadamente surge la Asociación de Talleres Holísticos, fue en ese lugar donde muchos abrimos los ojos por primera vez a nuestra identidad sexual y nos aceptamos. El proyecto era muy particular. Era una organización donde se reunían personas a recibir talleres de 9 sesiones en los que se trataban temas que iban desde la autoestima, hasta la prevención de ITS incluida la infección por VIH, también se hablaba de codependencia y de historia de la homosexualidad. Al final de las 9 sesiones, nos graduábamos y recibíamos un diploma que lo acreditaba. En ese tiempo solo existía una discoteca Pandoras Box. Los que éramos jóvenes éramos llevados por otras personas ya con experiencia a la disco. Había que tener membresía para entrar en los eventos importantes (de hecho para guardar la confidencialidad de muchos, el carné se identificaba únicamente con el nombre del portador y en la parte de atrás había un dibujo de reflectores de teatro y sobre ellos la palabra “spectra”).  Era toda una aventura ir “a la disco”. En los eventos de belleza que se organizaban, las participantes gastaban pequeñas fortunas en montar sus shows. (Una sola presentación podría representar un gasto de hasta 7 mil quetzales de aquella época). Luego la Asociación de Talleres Holísticos se convirtió en OASIS, y dentro de esa organización comenzaron a gestionarse los proyectos de Casa de Cultura y el departamento de Investigación. Aquella organización había centrado su visión en prevención de VIH en personas gay. En aquel momento, la mayoría de las personas que pertenecían a la organización eran de un nivel socioeconómico y cultural medio y alto. La Junta directiva estaba formada por verdaderas personalidades de la sociedad guatemalteca. En aquellos años (a principios de la segunda mitad de los 90´s) ser parte de OASIS, era “tener cierto estatus”. En las siguientes semanas seguiré contando  un poco más sobre nuestro colectivo en Guatemala. Por supuesto todo lo expuesto es lo que yo viví, y quizá haya algunos detalles que se vayan pasando. Ojalá que quienes me lean y tengan las mismas vivencias también puedan compartir sobre nuestra historia. La historia del Orgullo Gay Guatemalteco. Hasta la próxima, mientras tanto:  Enjoy the life!!!!

Ultima modificacion el Viernes, 01 de Junio de 2012

5 comentarios

  • Enlace comentario Armando 14 Agosto 2012 Publicado por Armando

    Al leer este blog me doy cuenta que a mis 34 años de edad me perdí de muchas cosas unas por trabajo y otras por aparentar cosas en el ámbito sexual, por el que diran de una sociedad y mas aun viviendo en una ciudad del interior del pais que hoy por hoy no es tan bien vista la homosexualidad, pero a la larga la acepten o no somos una comunidad que aporta y construye un pais junto a los demás ciudadanos, y ahora pienso que vivir y disfrutar lo que le toco vivir a cada uno es lo mejor igual vivimos solo una vez!!!! Saludos

  • Enlace comentario Maeo 06 Junio 2012 Publicado por Maeo

    Wow!!! Realmente informativo tanto el blog y como el comentario del señor Jorge Solo, al leer toda esta historia me doy cuenta que aun cuando ya tengo varios años, me falta mucho por conocer y recorrer. Tambien aprendo a valorar las libertades con las que ahora contamos y que si no hubiera sido por la lucha y la capacidad de personas valientes que se atrevieron a detener o a oponerse a los abusos, aun tendriamos que vivir todos en el closet y los que no vivirian siendo perseguidos, por una sociedad que se encarga de atacar a minorias y no a los problemas fundamentales que necesitan ser resueltos.

    Estoy seguro que hay tantas vivencias y recuerdos que todos tenemos de distintas epocas de nuestras vidas, que al final de cuentas no serían iguales sin la compañía de la familia que nosotros mismos escogemos .... los amig@s...

  • Enlace comentario Omar 04 Junio 2012 Publicado por Omar

    Interesante conocer la historia, me gusta la columna

  • Enlace comentario calin 03 Junio 2012 Publicado por calin

    al fin chavos...cuando es el desfile en la ciudad de Guatemala....alguien me puede indicar...gracias

  • Enlace comentario Jorge Solo 03 Junio 2012 Publicado por Jorge Solo

    Cierto, hace 10 años nadie habría comprendido la palabra Facebook, pero sí GayGuatemala… Nuestra página ya tenía dos añitos.

    Hola... buenas noches... qué bueno haberte visto hoy, Aus Dem Himmel.

    Como de costumbre tengo algunos comentarios ;) y quiero empezar diciendo que aquellos años, que relatás, fueron mágicos… tanto, que muchos de nosotros se quedaron viviendo en ellos y no pudieron adaptarse a los cambios.

    Parece que fue ayer, pero ya hemos escrito alguna buena parte de la historia, ¿verdad? y cuando digo "que hemos escrito" lo hago con el significado literal, porque como te comenté, acabo de re leer tu artículo publicado en La Cuerda, en 2002, así como otros que escribíamos en El Boletín, y la Revista ViceVersa.

    Con esta columna me hiciste retroceder en el tiempo, bueno... por segunda vez en el día, pues lo de la anécdota (de dos palabras) del niño zurdo, que escuchaste por la tarde, fue de una época aún anterior a la misma Kaslem que has señalado como la abuelita enclosetada de lo que hoy conocemos como las (autodenominadas) organizaciones de la diversidad sexual, así como dijiste enotra columna.

    Seguro hay muchos detalles que pierden en nuestras memorias o que quizás ni conocemos, o porque no estuvimos, o porque andábamos en el huahuis. Pero... sí... así fue: Variedades Espectra y Pandora's Box son parte de nuestra historia... y así como comentábamos hoy por la tarde... los relatos, necesitan aportes para ser enriquecidos o complementados: y aquí estoy. Pero hoy no quiero centrarme en fechas ni detalles, aunque sería lindo recordarlos con una buena taza de cafecito, sin azúcar... más bien quiero sumergirme en un punto que me parece inexacto como para usarlo (sin ajuste) al el contexto de los años noventas y que, hasta en la misma actualidad podría tener diferencias prácticas, además de conceptuales. Me refiero a la "identidad sexual", o sea esa postura política usada (consciente o inconscientemente) para reivindicar derechos socialmente negados en relación con 1) características sexuales, 2) orientación sexual o 3) identidad de género.

    Al igual que otras definiciones apegadas a la doble moral (especialmente de las culturas latinoamericanas), la identidad sexual es algo de lo que muchos alardean, pero que a veces ni conocen. Y fijate que el proceso de "salir del closet", el cual es largo, complejo y doloroso, pues... suele hablarse de que se salió del closet hace "no sé cuántos años", pero cuando mirás un poco más profundamente las acciones de quienes hablan de él, descubrís que en realidad solo pasaron de la zapatera al colgador de los vestidos... o quizá es que tienen gran walking closet, que ni se dan cuenta de que viven en él, y sarcásticamente lo digo porque si se trata de ir a un desfile de la diversidad sexual lo hacen como espectadores... en pequeños grupos... más bien para ir a reírse y a criticar a las personas que sí tienen identidad y que no se quedaron, como ellos, atrapados en la orientación sexual. Ufff lo dije, perdón... sé que esto despertará una oleada de silenciosas e irascibles críticas, pero ni modo. De todas formas no lo digo con intensión de molestar, pero sí de reflexionar al respecto de cosas tan incongruentes como la realidad de tener que hacer dos desfiles, y no porque quisiéramos "celebrar el doble", sino porque hay quienes creen que no podemos caminar juntos por las mismas calles.

    Vaya, pero volviendo a lo de la identidad versus la orientación (sexual)... recuerdo que el 7 de octubre de 1997 el dilema era salir o no (a reclamar públicamente por la ejecución extrajudicial de la María Conchita). Muchos de nosotros quizá todavía no habíamos construido la identidad sexual (como postura política, aunque creímos que ya éramos dueños de ella), pero salir a protestar a las calles, nos ayudo para irla asumiendo, un poco a la fuerza y un poco con miedo y... también viviendo las consecuencias porque hubo personas que fueron despedidas de sus trabajos cuando los reconocieron en las fotos de los periódicos; durante las semanas posteriores a nuestra primera manifestación fueron registradas por lo menos 51 detenciones ilegales y otros penosos sucesos ocurridos especialmente a mujeres trans, trabajadoras sexuales, que vivieron las consecuencias de la impetuosa manifestación que hicimos un grupo de homosexuales, algunos gays, trans y lesbianas, así como algunas personas solidarias con nuestro dolor.

    La metodología de los talleres holísticos zangoloteó a muchos de nosotros... abrió gusaneras de donde salieron hedionderas ocasionadas por los crímenes de odio sufridos… la adaptación de esa metodología sirvió de asidero para que muchos pudieran seguir respirando... aunque entre los sobrevivientes hubo quienes no lograron construir la tan ansiada identidad y se quedaron viviendo, en privado, su orientación sexual, como muestra de los esfuerzos no fueron suficientes más que para sobrevivir y como evidencia de que el Estado (para variar) no asume su responsabilidad de garantizar los derechos y la reparación de los daños ocasionados por la corrupción y la impunidad... Todavía suelo escuchar cosas terribles como “yo no le causaría ese dolor a mi madre”, para excusarse al respecto de no hablar “oficialmente” de su orientación sexual aparentando que “nadie se ha dado cuenta”.

    Asumir la identidad sexual (o construirla) significa dar la cara públicamente, exigir un "alto" a los crímenes de odio... pero exigir no precisamente significa “vociferar”, sino aprender a hacer concesiones sociales y encontrar formas de avanzar, incluso sin entre nosotros mismos nos hagamos sombra unos a otros. Asumir la identidad sexual (o construirla) significa hacer lo que la “abuelita” de las comparsas y preformances de nuestro actual Desfile... o sea, me refiero a lo que ustedes fantásticamente hicieron desde el Grupo Cultural Vorágine, como precursores de representaciones artísticas que ilustraban la exclusión social como producto de la homofobia y otras formas conexas de discriminación hacia las Comunidades de la Diversidad Sexual y de Género (antes LGBT). Cuando veo a nuestros jóvenes haciendo coreografías, te recuerdo a vos y a otros bailando entre sus raros vestidos de murciélagos y vienen a mi mente aquél fatídico beso homosexual que dos de ustedes se dieron durante un performance en el Parque Central.

    Entonces… mi punto es: que en aquel tiempo llamábamos identidad sexual, a algo que talvez todavía no lo era. Gracias por la columna, es tan valiosa como las anteriores.

    Y... a propósito, por si todavía hay alguien que continúe leyendo hasta aquí, comparto un corto texto que escribí hace un par de días:

    -------
    ¿Por qué celebramos el Día de la Diversidad Sexual?

    La celebración del Día de la Diversidad Sexual (o del orgullo gay, como se decía antes) recuerda lo sucedido el 28 de junio de 1969, cuando unas seiscientas personas, entre gays, lesbianas, trans y drag Queens, decidieron dejar de ser víctimas y se enfrentaron violentamente a la Policía de Nueva York, repeliendo los abusos cometidos durante una de las habituales redadas, en un bar de la ciudad. La policía con frecuencia realizaba arrestos, con lujo de fuerza, bajo cargos de indecencia por besos, tomarse de la mano o vestir ropa (que creían que era) “del sexo opuesto”, y proporcionaba a los diarios la identidad de los detenidos para su publicación.

    El incidente ocurrido en el Stonewall Inn, marcó la historia de las Comunidades de la Diversidad Sexual y de Género, en el mundo entero, pues aquel es reconocido como el momento en el que decidieron liberarse de la represión y empezaron a exigir que sus derechos fueran respetados.

    Hubo muertos y heridos, pero la esencia de lo que sucedió –no la violencia sino la actitud de unirse para enfrentar la adversidad– es el centro de la celebración actual, pues de no haber sido por esa gente que tuvo el valor de enfrentarse a sus propios temores, los movimientos sociales que hoy conocemos, quizá ni existirían.

    El 23 de junio de 2012 realizaremos el XII Desfile de la Diversidad Sexual y de Género de Guatemala… Ese día manifestaremos, pacíficamente, para mostrar que existimos, que no somos pocos, que (algunos) estamos unidos frente a la discriminación y que nuestras reivindicaciones deben ser parte del pacto social.

    http://www.facebook.com/DesfileDS.gt

Dejar comentario

Por favor ingresar información el los campos marcado como requeridos (*)
Gracias.