Sab20102018

Back Actualidad Noticias Opinión El sucesor de Benedicto XVI y la Comunidad LGBT

El sucesor de Benedicto XVI y la Comunidad LGBT


Hoy que Benedicto XVI ha dicho que renuncia a ser papa, es prudente recordar a los obispos que tienen posibilidades de quedar en su lugar que, fuera de toda duda, la iglesia católica tiene que aceptar cambios profundos en su estructura y en su ideología si aspira a que se le siga considerando un referente moral en el mundo actual.

Si bien podemos recordar a Benedicto XVI ha sido por los seguidos ataques a la comunidad LGBG y la ferrea lucha en contra de los matrimonios igualitarios.

- Dejar de tener miedo a la comunidad LGTB, es decir, a las personas lesbianas, gays, transexuales y bisexuales. No solo porque ha habido papas homosexuales (Juan XII, Benedicto IX, Sixto IV, Pablo II, entre los más mencionados por los historiadores), sino por el hecho de que en el mundo actual no cabe la discriminación por razones de preferencias sexuales.

- Abrirse al matrimonio igualitario y a la adopción de niños por parte de parejas homosexuales. Una institución líder en asuntos morales como lo es el papado, debe ya ponerse a la cabeza en esta revolución que desde hace años se está dando en todo el mundo.