Jue24052018

Back Actualidad Noticias Opinión ¿Por qué los "EX-HOMOSEXUALES" se autoengañan o mienten?

¿Por qué los "EX-HOMOSEXUALES" se autoengañan o mienten?


Con lo explicado en el tema "Consecuencias psicológicas de la homofobia", no es de sorprender que muchos homosexuales llenos de culpa, miedo y tristeza, terminen yendo al lugar donde les dicen que los van a ayudar a salvarse del infierno y supuestamente serán felices. Pero la realidad es que los religiosos son los culpables de su infelicidad e inestabilidad emocional en sus vidas.

Ya sea que la persona este en una congregación religiosa desde su niñez o después lo haya decidido en la adolescencia o adultez, siempre llegan creyendo que su homosexualidad es un pecado que se puede dejar, porque se lo han dicho desde niño, y porque oyen testimonio de personas que supuestamente se volvieron heterosexual ¿Qué tan ciertos pueden ser estos testimonios?, considerando las manipulaciones mentales a las que son sometidas estas personas desde la infancia, ¿sus testimonios son suficientes para creer que siendo 100% homosexuales (no bisexuales), se volvieron heterosexuales y que son felices realmente estando casado o en celibato?

Lo primero que los religiosos les dicen es que tiene que querer cambiar, o no cambiaran, muchos tratan con todas sus fuerzas, pero no pueden, se agotan y se rinden, pero las congregaciones (iglesia) no los ven de esa forma, los ven como que nunca realmente quisieron, que no tenían fe, que se dejaron dominar por los demonios.

Les dicen que tienen que tener fe en que dejaran de ser homosexuales, que la fe se demuestra creyendo, dándolo por hecho, aun no haya sucedido, diciéndose a sí mismo y a los demás que no son homosexuales, aunque sientan los "síntomas", (Hebreos 11:1). La fe es precisamente esto, tener la certeza de algo que todavía no llega, y la convicción de que ocurre algo que no has visto o sentido. Si en algún momento se agotan y reconocen que todavía se sienten homosexuales, les dicen que no tienen fe y que así no serán "curados". Estoy seguro que los que dicen estar "curados" es por esta razón.

La fe no es buena ni mala, lo que es bueno o malo es la idea en la que se tiene fe. Tener fe en Dios, su gran amor y la vida eterna, es bueno, pero tener fe en que la homosexualidad se puede dejar es una tortura. Muchos se pasan la vida en esto, hasta se casan y tienen hijos.

Otra razón por la que no dicen nada es que no quieren destruir la fe de otros que al igual que ellos quieren dejar de ser gay o lesbiana, diciéndose: "porque a mí no me ocurra, eso no quiere decir que a otros no lo vayan a curar". Y también piensan que destruir la fe de los otros es pecado.

En los últimos años han decidido permitirles congregarse, con la condición de que repriman su homosexualidad y vivan en celibato, esto es porque se han dado cuenta de que no es tan fácil como ellos lo ponen, que realmente es difícil (imposible) dejar de ser homosexual, y que nadie en su sano juicio decide sufrir rechazo, violencia, tortura y asesinato. También porque un porcentaje de la población los están tachando de crueles, sin amor.

Vivir la vida reprimiendo los sentimientos y la sexualidad obligados a casarse con alguien, por el cual no siente amor conyugal, para ver si así se quita lo homosexual, o simplemente vivir una vida solitaria en celibato, es una vida terriblemente dolorosa y vacía. No a todos se nos dio el don del celibato (1ª Corintios 7:9).

Los religiosos dicen que Dios les da paz y felicidad en sus vidas en celibato, y que la prueba es que ellos mismos dan testimonios de que son felices. Aquí ocurre lo mismo que expliqué arriba, se autoengañan diciendo que son felices, porque los religiosos les dicen, que si se permiten ponerse tristes es que se están dejando dominar por los demonios, y que no tienen fe, lo cual además de ser un pecado evita que dejen de ser gay. Aunque se sientan tristes se quedan cayado para no destruir la fe de otros y por el miedo de irse al infierno. En pocas palabras son como robot o zombis cristianos, pero no todos aguantan esto y deciden vivir siendo honestos con sigo mismos y los expulsan de la congregación, o la congregación se comportan de tan mala forma que termina yéndose al mundo.

Están también los que han sufrido tanto en el mundo (adicciones, prostitución, conductas autodestructivas, fracasos amorosos, soledad, intento de suicidios, etc.) que al final se conforman con la iglesia, ignorantes de que los religiosos tienen gran culpa de muchas de las cosas malas que pasan y pasaron en sus vidas. ¡Sí!, al final se cosecha lo que se sembró desde la niñez.

Lo siguiente para mi es el colmo, por la falta de amor y consideración a las personas homosexuales, es cuando ellos dicen que aunque no dejen de ser gay y estén sufriendo en la iglesia es mejor así, que permitirle ser felices con alguien al que verdaderamente amen, si no se irán al infierno. En esta condiciones una persona no siente que Dios la ame, pues todo lo contrario siente que El la desprecia, pero si lo reconocen se irán al infierno.

Los homosexuales cristianos consciente o inconscientemente realmente tienen terror de Dios, que los mande al infierno o que no los salven de él, realmente ¡no es amor ni respeto a Dios!; Jesús vino a morir para salvar la Humanidad hetero y homosexuales por igual. Vivimos por la gracia, ya que por la ley nadie podía salvarse. Dios sabe que no somos perfectos y por esta razón no nos pide perfección, el no da carga que no podamos llevar y por cada problema da una salida (1ra corintios 10:13), hay personas que no pueden ser célibes, pero si pueden ser fieles y monógamos ya sean gay o heteros.

Mi pregunta es: ¿Qué solución tiene Dios para los homosexuales que no pueden ser célibes? La monogamia y fidelidad entre parejas homosexuales es una salida. Hay mas amor y respeto asía Dios por parte de una pareja de gays o lesbianas, que a pesar de la negativa de la sociedad decidieron amar y aceptar a Cristo en su corazón, que en una persona homosexual que vive en celibato reprimiendo sus sentimientos y siendo infeliz por miedo a que Dios lo mande o no lo salve del infierno, o el miedo de personas que maltratan y obligan a los homosexuales a vivir reprimidos e infelices, porque si no lo hacen y comienzan a cuestionar y ver lo injusto y cruel que es, Dios lo mandara o no salvara del infierno. No todos son como Cristo, que darían sus vidas por defender y salvar las vidas de otros, aunque la sociedad los rechace.

Dios prefiere amor y respeto antes que miedo. Si El quisiera, en menos de un parpadeo volviera heterosexual a ese señor de 40 o 50 años que desde su adolescencia esta hincado, deseando y pidiéndole a Dios que le quite la homosexualidad. Pero Dios ¡no lo hace!, algún propósito tiene El con esto, quizás precisamente quiera enseñarnos el amar y respetar a los demás con sus diferencias.